Incumplimiento de sentencia de divorcio: ¿Qué puedo hacer?

Incumplimiento de Sentencia de Divorcio

Tras pasar por una separación matrimonial, puede ser que una vez que obtenemos una sentencia firme de divorcio y tengamos establecido un convenio, pensemos que todo ha terminado y que podremos centrarnos en cerrar capítulo y pasar página, especialmente si negociar el convenio ha sido muy conflictivo.

No obstante, en muchas ocasiones se va a producir un incumplimiento de la sentencia de divorcio, que no se va a solucionar dialogando o solicitándolo amistosamente a la otra parte.

Ante tales situaciones, es importante estar preparados y saber cuáles son nuestros derechos y cómo debemos actuar.

Obligaciones en una sentencia de divorcio

En cuanto a cuáles son exactamente las obligaciones contenidas en una sentencia de divorcio y susceptibles de ser incumplidas, nos referimos a todo aquello contenido y regulado por el convenio de divorcio, desde la custodia de los hijos y el derecho de visitas, hasta el pago de la pensión alimenticia y los gastos extraordinarios que hayan sido pactados.

En este sentido, hay que estar siempre a lo dispuesto en el propio convenio, ya que el pacto es en cierto modo libre y ajustado a cada caso concreto. Así, existirán convenios más específicos en los que se regule concretamente la hora, forma y lugar de entrega de los menores; y otros en los que se haga referencia a una hora y un lugar; unos que hablen de la mitad de las vacaciones; y otros que hagan referencia expresa del día de entrega y recogida en cada período vacacional.

Por tanto, lo más importante es tener en cuenta que las obligaciones en una sentencia de divorcio son las expresamente recogidas en cada convenio regulador.

incumplimiento sentencia divorcio

¿Qué hacer si hay incumplimiento de la sentencia de divorcio por una parte?

El incumplimiento de las obligaciones de una sentencia de divorcio es algo, desgraciadamente, muy habitual. Este incumplimiento puede darse de manera involuntaria, al cambiar las circunstancias personales de una de las partes, haciendo imposible el cumplimiento de lo pactado, ya sea en relación con el pago de la pensión alimenticia, por desempleo; o por cambios laborales o de residencia, que dificulten el cumplimiento del régimen de visitas. En estos casos, lo más recomendable es solicitar una modificación de las medidas iniciales, para evitar reclamaciones posteriores.

En otras ocasiones, el incumplimiento proviene del desconocimiento. Esto es muy habitual ante convenios que están redactados de manera muy general o que contienen conceptos ambiguos, ya que las dudas surgirán en el día a día y lo más usual será no contar con el asesoramiento constante e inmediato de un abogado experto en la materia. Esto significaría que cada parte interpreta el convenio en un sentido, de modo que el que lo interpreta erróneamente, estará incumpliendo el convenio, pero por desconocimiento y sin mala fe.

Lo más grave acontece cuando este incumplimiento se realiza con ánimo conflictivo, incurriendo en mala fe y espíritu de desobediencia. En tales casos, la situación se suele tensar debido a una mala relación entre los ex cónyuges.

Sea cual fuere el tipo de incumplimiento, la otra parte tendrá que interponer una demanda por incumplimiento de convenio para hacer valer su derecho. Se trata del procedimiento de ejecución forzosa del artículo 776 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Este procedimiento se inicia mediante demanda de ejecución y debe incluir aquellos hechos y circunstancias que se consideran incumplidos en relación con la sentencia de divorcio.

Para la interposición de esta demanda se exige una reiteración del incumplimiento, es decir, que no es válida la reclamación por un incumplimiento puntual y aislado, sino que debe haber una repetición del mismo. No obstante, también se permite la reclamación de la falta de formalidad por una de las partes, como puede ser la falta de puntualidad en la entrega o recogida de los menores, o el retraso en el pago de la pensión alimenticia debida, siempre que, además de ser habitual, suponga el menoscabo de uno de los progenitores en relación con el otro.

En estos casos, lo más recomendable es acudir a un abogado especializado en derecho de familia, para que examine la sentencia de divorcio y valore la presencia o no de incumplimiento, así como la existencia de pruebas y, una vez que haya estudiado todos esos extremos, pueda aconsejarnos. Ha de tenerse en cuenta que en las cuestiones en las que haya menores de por medio, no debemos dejarnos llevar por los impulsos, por lo que será crucial contar con toda la información de antemano y valorar los pros y los contras antes de tomar una decisión.

En cualquier caso, es completamente desaconsejable incurrir en amenazas o en incumplimientos del convenio para intentar “compensar” de alguna manera los incumplimientos de la otra parte. Tampoco es recomendable alcanzar acuerdos verbales con el ex cónyuge. Por tanto, no debemos actuar hasta contar con el consejo de un experto.

Consecuencias de incumplimiento de sentencia de divorcio

Ante un incumplimiento de la sentencia de divorcio, en primer lugar, el juez requiere a la parte demandada al cumplimiento de la sentencia. Además, podrá imponer una multa coercitiva.

También es posible que un juez, en el seno de un procedimiento de ejecución forzosa, pueda llegar a embargar los bienes de la parte deudora, si se resiste a pagar, y siempre que se trate de un incumplimiento del pago de la pensión alimenticia o de algún gasto extraordinario al que esté obligado. Sin embargo, en los casos en los que el incumplimiento se refiere al régimen de visitas, en los casos más graves; o cuando el demandado ya ha sido requerido previamente a cumplir con la sentencia, la consecuencia es la modificación del convenio regulador, ya sea limitando este derecho de visitas respecto del progenitor que incumple, o cambiando los horarios de las mismas.

En resumen, ante un incumplimiento de una sentencia de divorcio debemos actuar con cautela y siempre previo asesoramiento de un profesional experto en la materia. Asimismo, es fundamental tener en cuenta que los incumplimientos lo son, aun cuando nuestras circunstancias nos impidan cumplir lo pactado con anterioridad, motivo por el cual, en tal caso, debemos proceder a una modificación de medidas, y nunca proceder a un incumplimiento reiterado.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Ir arriba